jueves, 10 de noviembre de 2016

Auguste Villiers De L'Isle Adam - Prière indienne


PRIÈRE INDIENNE                       ORACIÓN HINDÚ
Del libro "Premières poésies"



A genoux, le brahmane[1]              De rodillas --dijo el brahmán,

Dit, en courbant le crâne                arqueando el cráneo

Près du fétiche noir;                        junto al fetiche negro--.

Grave témoin du monde,               Testigo circunspecto del mundo,

Brahmah[2], fais que je sonde      Brahma, haz que penetre

Les oracles du soir.                          en los oráculos de la noche.



Fais que ma course sainte              Haz que mi camino de santidad

Ne trouve pas l'empreinte              no lleve la impronta

De Sivah[3], dieu fatal;                   de Sivah, la diosa fatal;

Ni, devant ton silence,                     ni, ante tu indiferencia,

La puissante alliance                       de la poderosa alianza

Du bien avec le mal;                         entre el bien y el mal;



Ni, sur le roc sauvage,                      ni se cruce, sobre la roca agreste,

Le fils de l'esclavage,                        con el hijo de la esclavitud,

Le paria tremblant;                           el paria tembloroso;

Ni, sur sa hutte impure,                   ni, en su impura choza,

Comme un hideux augure,              como un horrible augurio,

Le Vampire sanglant;                       con el vampiro sanguinario;



Ni la funèbre joie                               ni con el fúnebre regocijo

Du Thôgh[4], guettant sa proie      del thug, acechando a su presa

Pour l'étrangler sans bruit,              para estrangularla sin ruido

Et puis, sous les lianes,                     bajo las lianas y después,

Comme un djinn[5] des savanes,   como un djinn de las sabanas,

Plongeant son front maudit;           humillar su frente maldita;



Ni, dans ce bois où j'entre,               ni, en este bosque donde voy a entrar

Enroulant son long ventre               enrollando su largo vientre

Jusqu'au haut des palmiers,            hasta lo alto de las palmeras,

Le serpent vert et chauve ,               ¡con la serpiente verde y calva

Dardant sa langue fauve                   que lanza su espantosa lengua

Sur le nid des ramiers!                      sobre los nidos de las ramas!




He aquí un nuevo ejemplo de emulación insólita por parte de nuestro reconocido simbolista de "Les contes cruelles". Villiers, poeta primerizo, compuso estas difíciles pero sobrecogedoras rimas parnasianas, sobre una temática más propia de Leconte de Lisle que de su propio estilo. Aunque no lleva dedicatoria, sí va acompañada de una cita estremecedora a la par que reveladora de sus valores estéticos: "¡Lo horrible es hermoso!" ¿Cómo? ¿No se tratará de una confusión o un contrasentido? En absoluto: está extraída del "MacBeth" de Shakespeare, en cuyo primer acto, las famosas brujas de la noche gritan que lo horrible es hermoso y lo hermoso es horrible. Sí, esas mismas brujas sobre las que el propio MacBeth concluye, en el último acto y como si de una moraleja se tratara, que "mienten al decir la verdad". Quien haya leído o escuchado el drama escénico, comprenderá al punto el evidente paralelismo entre el escocés desgraciado y el hindú desgraciado... que ora ante el dios oscuro para intentar librarse en vano de esa misma muerte que le ha sido profetizada.


[1] Sacerdote hindú por antonomasia.
[2] El dios creador del universo, según un dogma hindú.
[3] El dios destructor.
[4] Miembros de la secta de Los Estranguladores, famosos por saquear las caravanas y matar a sus víctimas por asfixia. Se trataba de asesinatos rituales en honor a la sangrienta diosa Kali.
[5] Genios nocturnos de la mitología persa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada