jueves, 20 de octubre de 2016

Paul Verlaine - À Don Quichotte

À DON QUICHOTTE                                                                               A DON QUIJOTE
Del recopilatorio "Premiers vers"


Ô Don Quichotte, vieux paladin, grand Bohème,                              ¡Oh, don Quijote, viejo paladín, gran bohemio,
En vain la foule absurde et vile rit de toi:                                            en vano la muchedumbre absurda y vil se ríe de ti:
Ta mort fut un martyre et ta vie un poème,                                        tu muerte fue un martirio y tu vida un poema,
Et les moulins à vent avaient tort, ô mon roi!                                    y los molinos de viento se retorcían, oh soberano mío!

Va toujours, va toujours, protégé par ta foi,                                       Siempre adelante, siempre, protegido por tu fe,
Monté sur ton coursier fantastique que j'aime.                                 montado sobre ese fantástico corcel que me encanta.
Glaneur sublime, va! ―les oublis de la loi                                          ¡Adelante, sublime quisquilloso! Las omisiones de la ley
Sont plus nombreux, plus grands qu'au temps jadis lui-même.    son más numerosas y más grandes incluso que antiguamente.

Hurrah! nous te suivons, nous, les poètes saints                              ¡Hurra! Nosotros te seguimos, nosotros, poemas santos
Aux cheveux de folie et de verveine ceints.                                        de cabellos ceñidos por hojas y flores.
Conduis-nous à l'assaut des hautes fantaisies,                                  Condúcenos al asalto de la elevada fantasía;

Et bientôt, en dépit de toute trahison,                                                asimismo, y a despecho de toda traición,
Flottera l'étendard ailé des Poésies                                                     flameará el estandarte alado de la Poesía
Sur le crâne chenu de l'inepte raison!                                                 sobre el cráneo encanecido de la inepta razón!



Afortunadamente, he dado con este soneto primerizo de Verlaine, que viene a ser complementado por los cuatro de Valade que publiqué la semana anterior. En efecto, "pauvre Lelian" sentía una gran admiración por el personaje soñador y loco de Cervantes -al que nombra "gran bohemio", es decir, referente dilecto para sus camaradas de letras y para sí. Pero, con ello, lo que alaba es un estereotipo, un emblema: Valade, con su "tetralogía", viene a recordarle que los propósitos moralizantes del autor español, plasmados en el desenlace "sensato" de la muerte de don Quijote, no son precisamente compatibles con su mutuo credo bohemio y parnasiano. ¡Si Valade hubiera podido anticipar la evolución artística de su colega, que con un libro precisamente titulado "Sensatez" acabaría arrepintiéndose y renegando de estas efusiones juveniles como un penitente contrito, a buen seguro que no habría sido tan mordaz en su crítica de Cervantes!
  
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario