miércoles, 12 de octubre de 2016

José María de Heredia - Les conquérants

Para conmemorar el día del descubrimiento de América, no existen unas rimas parnasianas más apropiadas que éstas, escritas en lengua francesa por uno de los descendientes de aquellos hombres: el criollo cubano José María de Heredia, uno de los mejores discípulos de Leconte de Lisle. Más adelante publicaré otros sonetos suyos.





LES CONQUÉRANTS                                           LOS CONQUISTADORES

Del libro "Les trophées"

Comme un vol de gerfauts hors du charnier natal,       Como una bandada de gerifaltes[1] alzando el vuelo desde el osario natal,

Fatigués de porter leurs misères hautaines,                   fatigados de cargar con sus altivas miserias,

De Palos de Moguer, routiers et capitaines                    desde Palos de Moguer[2], pilotos y capitanes

Partaient, ivres d'un rêve héroïque et brutal.                 partían, ebrios de sueños heroicos y brutales.



Ils allaient conquérir le fabuleux métal                           Iban a conquistar el metal fabuloso

Que Cipango mûrit dans ses mines lointaines,              que maduraba en las lejanas minas de Cipango[3],

Et les vents alizés inclinaient leurs antennes                 y los vientos alisios inclinaban sus mástiles

Aux bords mystérieux du monde Occidental.                hacia los confines misteriosos del mundo occidental.



Chaque soir, espérant des lendemains épiques,            Cada noche, aguardando las jornadas épicas del mañana,

L'azur phosphorescent de la mer des Tropiques           el azul fosforescente del mar de los trópicos

Enchantait leur sommeil d'un mirage doré;                   hechizaba sus sueños con un dorado espejismo;



Ou penchés à l'avant des blanches caravelles,               o, acodados en la proa de las blancas carabelas,

Ils regardaient monter en un ciel ignoré                         veían elevarse en un cielo ignorado

Du fond de l'Océan des étoiles nouvelles.                       las nuevas estrellas del fondo del océano.







[1] Especie de de halcón de gran tamaño, no confundir con su sentido metafórico y peyorativo.

[2] Puerto de la costa de Huelva del que zarparon las tres carabelas en la primera expedición de Cristóbal Colón.


[3] Nombre por el que se conocía legendariamente en la Edad Media al actual Japón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada