jueves, 22 de septiembre de 2016

Catulle Mendès - Calonice

CALONICE                                                                              CLEONICE

Del libro "Philoméla"


Sur la grande galère à quatre rangs de rames,                 Sobre la gran galera de cuatro filas de remos,

Calonice ramène une fille d'Asie                                         Cleonice lleva a una muchacha asiática

Qui, nue et frissonnante et belle, s'extasie                        que, desnuda y temblorosa y bella, se extasía

De fouler des tapis de pourpre aux rouges trames.         pisando sobre alfombras púrpuras con retículas rojas.



«O vierge, dit la Grecque, entre toutes choisie                “Oh, virgen, dice la griega, escogida entre todas

Pour apaiser mon coeur percé de mille lames,                para apaciguar mi corazón atravesado por mil cuchillos,

Tu connaîtras le sens des longs épithalames                   tú conocerás las sensaciones de los prolongados epitalamios

Et de mon amitié la chaste hypocrisie!»                           y la casta hipocresía de mi amistad!”



Dans l'air, à ce moment, on vit deux hirondelles            En ese instante, en el aire se vio a dos golondrinas

Caresser les cheveux épars des fiancées,                          acariciar los cabellos sueltos de las novias,

Et la brise chantait: Hyménée! autour d'elles.                 y la brisa cantó: “¡Himeneo!”, a su alrededor.



Mais la lune baisa les vagues balancées,                           Pero la luna besó las olas balanceándose,

Et tu parus, le front couronné d'asphodèles,                   y tú apareciste con la frente coronada de asfódelos,

O nuit, ô blanche nuit, ô nuit mystérieuse!...                   ¡oh noche, oh blanca noche, oh noche misteriosa!





Este soneto es, con diferencia, uno de los más extraños y enigmáticos de Mendès. La crítica ha señalado que el último verso no rima, deliberadamente, y queda suelto. Una explicación plausible es que el autor pretendiera declamarlo modificando la pronunciación y acentuación de la palabra "misterioso" -quizá con objeto de resultar justo eso, misterioso. Otra, que quizá tuviera un error. Pero lo cierto es que, además, el sentido de la última estrofa no concuerda con el resto: lo anterior es una descripción, y el broche final es una apelación directa del autor a una segunda persona: el "tú" de la noche personificada. ¿Estaría entonces el error, no en un capricho, sino en la confusión editorial entre fragmentos de obras diferentes?

Por cierto, para los conocedores de las obras clásicas, añadir mi opinión de que la protagonista de estas rimas, Cleonice o Calonice, no tiene nada que ver con el personaje homónimo de la comedia Lisístrata, de Aristófanes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada