miércoles, 14 de febrero de 2018

Joséphin Soulary - Semetipsius artifex



SEMETIPSIUS ARTIFEX

Del libro “La battue au sentiment”


De la laideur abjecte à la pure beauté                                        De la fealdad más abyecta a la belleza más pura,

L’échelle a des degrés dont le nombre épouvante;                 existe una escala cuya variedad espanta;

Mais, fiction suave ou chimère énervante,                               pero, ficción agradable o enervante quimera,

Tout, quelque part dans l’être, éclôt réalité.                             todo, en alguna parte del ser, se hace realidad.


“Magicienne unique, en surprises savante,                              “¡Bruja sin par, fecunda en sorpresas,

Nature! tu nous tiens par un fil enchanté!                               naturaleza, nos haces pender de un hilo encantado!

Ce que l’homme imagine, en son cerveau hante,                    Aquello que el hombre imaginaba en su cerebro hechizado

N’est que le sentiment d’une forme vivante.                           no es más que el sentimiento de una forma viviente.


J’ai peuplé ma pensé, ainsi qu’un vaste ciel,                           Yo he poblado mi mente como si fuera un vasto cielo

D’enfants aux ailes d’or, d’archanges, moins le glaive,         de niños con alas de oro, de arcángeles sin espada,

De vierges aux doux yeux, à la lévre de miel;                          de vírgenes de dulces ojos y labios de miel.


Eh! Qui me dit qu’à l’heure où le Temps clôt sa trêve,          ¿Quién me asegura que a la hora en que el tiempo concluya su pausa,

Notre âme, pour sa peine ou son bien éternel,                       nuestra alma, para su desdicha o su eterno gozo,

N’ira pas s’incarner à jamais dans son rêve?                          no vaya a encarnarse para siempre en su sueño?


lunes, 12 de febrero de 2018

André Theuriet - Mythologie



MYTHOLOGIE                                                                           MITOLOGÍA
Del libro “Le bleu et le noir”

C'était au bois, en mars, et le merle sifflait.                          Fue en el bosque, en marzo, y silbaba el mirlo.
Elle allait devant moi, délicate et mignonne,                       Ella caminaba delante de mí, delicada y encantadora,
Et sa main me montra dans l'ombre une anémone            y su mano me mostraba entre las sombras una anémona
Rose, auprès de ses soeurs blanches comme du lait.         rosada, junto a sus congéneres, blancas como la leche.

Je lui contai la fable antique : — le filet                                Yo le conté la antigua fábula: la trampa
D'où s'élance le dieu que la haine aiguillonne,                   de la que se zafó el dios aguijoneado por el odio;  (1)
Adonis qui se meurt et l'herbe qui fleuronne,                     Adonis muriéndose y la hierba floreciendo,
Empourprée, à la place où le sang pur coulait.                  encarnada, en el lugar por donde corría la sangre pura.

Elle écoutait... Soudain aux ronces de la haie                    Ella escuchaba. Súbitamente, en las zarzas del matorral
Son doigt meurtri saigna... Ma bouche sur la plaie           su dedo magullado sangró… Mi boca en la herida
Comme un vin capiteux but la rouge liqueur...                  bebió la roja hemorragia como si fuera un vino embriagador…

Goutte à goutte, le sang tomba dans ma poitrine.             Gota a gota, la sangre cayó en mi pecho.
Et, comme aux temps lointains de la fable divine,            Y, como en los remotos tiempos de la fábula divina,
La pourpre fleur d'amour s'entr'ouvrit dans mon coeur.      la purpúrea flor del amor se entreabrió en mi corazón.


---------

(1) Ares se metamorfoseó en jabalí y mató a Adonis, celoso del amor que Afrodita le profesaba, mientras éste trataba de darle caza.

 

jueves, 8 de febrero de 2018

Louis Salles - La cavale sauvage



LA CAVALE SAUVAGE                                                           LA YEGUA SALVAJE
Del libro “Les fantasmagories”

Au pied de la cascade au panache d'argent                         En el fondo de la cascada con penacho de plata
La cavale sauvage a traversé, nageant                                  la yegua salvaje ha atravesado, nadando
Entre la roche aiguë et le pin centenaire                             entre los guijarros afilados y el pino centenario
Le torrent dont la voix domine le tonnerre.                        el torrente cuya voz domina el trueno.
Affolée elle court, elle vole, le trait                                        Corre y vuela enloquecida, la saeta
Parti d'une arbalète à peine l'atteindrait.                            lanzada por una ballesta apenas la alcanzaría.

Le jour s'est écoulé, toujours elle dévore                             El día transcurre, no deja de devorar el espacio;
L'espace, et son galop toujours pressé, sonore                   y la trápala siempre acuciante y ruidosa resuena
Retentit sur le sol calciné; ses longs crins                           sobre el suelo calcinado. Sus largas crines
Hérissés de terreur fouettent les tamarins.                         erizadas por el terror azotan los tamarindos.
De son orbite en feu l'oeil sort, et de sa bouche                 Los ojos en llamas se le salen de las órbitas, y de su boca
Aux coins sanglants découle une écume farouche.            de sangrantes belfos surge una espuma enloquecida.

Dans l'ombre a-t-elle vu l'étincelant regard                        ¿Ha visto entre las sombras el destellar de la mirada
Des tigres, du lion fauve ou du léopard?                              de los tigres, del león feroz o del leopard?
A-t-elle vu la tête effrayante et superbe                               ¿Ha visto la cabeza espantosa y soberbia
Du boa monstrueux droite surgir de l'herbe?                     de una boa monstruosa surgiendo de pronto de la hierba?
Au bord de la citerne a-t-elle vu, le soir,                              ¿A la orilla del estanque ha visto, al anochecer,
Un long alligator traîner son ventre noir?                           un enorme caimán arrastrando su negro vientre?
Qui peut causer ainsi cette course sans trêve                     ¿Qué ha podido producir esta huida sin tregua
A travers les ravins, la montagne, la grève?                        a través de las gargantas, las montañas y las playas?
Sur son dos un orang hurle, claque des dents                    Sobre su lomo aúlla y castañetea los dientes un simio,
Et son talon velu lui laboure les flancs.                               y sus talones velludos le laceran los flancos.


martes, 6 de febrero de 2018

Otros parnasianos menores

Comenzamos el mes de febrero con unas breves notas biográficas acerca de cuatro nuevos parnasianos que publicaron en la segunda antología, los cuales van a copar las publicaciones de este mes.

El primero de ellos,  Joséphin Soulary (1815-1891), fue un poeta lionés de ascendencia italiana, algo así como el cantor oficial de Lyon. alcanzó un dominio magistral en la composición de sonetos, habilidad que le fue reconocida nada manos que por Théophile Gautier y que le valió el sobrenombre de "Benvenuto Cellini de la rima". Era capaz de reducir al espacio de esta estrofa, imágenes y pensamientos para los que otros autores precisaban de páginas y más páginas. Su obra más conocida fuerno los "Sonetos humorísticos" de 1858, y por ella recibió elogiosas críticas del muy influyente Sainte-Beuve. Por lo demás, su estilo fue pasando por todas las etapas evolutivas del arte francés de la época: empezó romántico, luego se enroló en el parnasianismo, y finalmente acabó escribiendo incluso poemas contra la invasión prusiana de 1871.

En cuanto a André Theuriet (1833-1907), parece ser que fue un lírico precoz, además de un prolífico autor de novelas costumbristas adaptadas al gusto provinciano (por tanto, con gran respeto por los convencionalismos sociales de la época, sin reflejar estridencias o escándalos). Leyendo su biografía, llama la atención una anécota juvenil, referente a su manía de escribir poemitas en el cuaderno de matemáticas y de las burlonas críticas de estilo con que el profesor le zahería ante todos sus compañeros (para vengarse así de su descarado desdén por las ciencias). Obtuvo la gloria literaria en 1896, siendo elegido por la Académie Française para ocupar el sillón de Aleaxandre Dumas hijo. Uno de los puntos fuertes de su estilo fueron las minucionsas y encantadoras descripciones de la naturaleza; en cuanto a su poesía, podría considerarse una réplica rimada de su prosa suave y políticamente correcta. Uno de sus poemarios posee un título harto revelador de su orientación artística: "El azul y el negreo: poemas de LA VIDA REAL".

Claudius Popelin (1825-1892) fue, por su parte, un pintor de temática histórica, que además dedicó tiempo a la composición de rimas de talante descriptivo, recopiladas en varios recueil, como sus "Sonetos y aguafuertes".

Finalmente, del hoy absolutamente olvidado Louis Salles (?) resulta imposible hallar en la red la más mínima nota biográfica. Ha ocurrido con él lo que con tantos otros: que ya no se guarda memoria de su vida, sus hechos o sus intenciones, y el hombre se metamorfosea en su obra igual que la crisálida en la mariposa, igual que el faraón en su pirámide. Pero escribió poemas bellos, alguno de los cuales publicaré aquí con el beneplácito de Apolo.